A los muertos vivientes

Hace un par de semanas, un colega, el periodista Rafa Cabeleira, publicaba un texto llamado Sonrisa y Cuernos que no puedo recomendar lo suficiente. Es una carta de amor a su mejor amigo, Pablo, muerto hace unos meses en un accidente de tráfico del que además, no era culpable.